miércoles, 29 de abril de 2009

Post múltiple: Dios pierde Berlín, Linux protesta, adiós a Javier Ortiz y la gripe porcina

Hace tiempo que no hago una entrada múltiple de esas en las que se atacan varios temas de una sentada. Como tengo varios en mente éste y últimamente no ando sobrado de tiempo es un buen momento para condensar y ser más conciso de lo habitual. Retomar éste tipo de posteado puede resultar tan estimulante como los largos artículos monotemáticos.

Dios pierde Berlín

El pasado domingo se celebró en la capital germana un referéndum para deliberar la retirada de la asignatura de religión del currículo para acceder a la universidad. En 2006 la religión dejó de ser obligatoriamente puntuable para los berlineses en éste marco, y desde entonces los
pro reli venían persiguiendo revertir de algún modo aquella medida legal. El domingo fracasaron ya que, con una exigua participación inferior al 30%, perdieron por estrecho margen: el 51,3 dijo "no". Visto está que contar con un Papa del país no ha sido suficiente acicate para los creyentes alemanes, o quizá eso ha sido un estímulo para sus detractores, vaya ud. a saber.

Hay que destacar que la que sí continúa como obligatoria es la materia de
Ética, al parecer, muy similar a nuestra Educación para la Ciudadanía. Ya lo vemos, en ciencia, tecnología e innovación podremos estar a la cola de Europa, pero en otros aspectos podemos ir dando lecciones a los países más potentes. Puede que no parezca gran cosa, pero por algo se empieza.

Linux protesta

La página web Hispalinux ha emitido un comunicado de rechazo a la pretensión del Gobierno de dotar a cada alumno de primaria con un ordenador portatil con sistema operativo Windows y
suite ofimática de Microsoft, el conocido Office. Sus protestas van desde el coste que supone usar software privativo frente a la gratuidad del software libre hasta las dudosas prácticas empresariales ejercidas por la multinacional de Bill Gates.

Hasta hace relativamente poco estuve funcionando con Ubuntu, un sistema operativo basado en Linux. Finalmente tuve que abandonarlo por problemas técnicos, pero eso es otro tema. Es cierto que Linux tiene unas complejidades de inicio que pueden hacer recelar al usuario habituado a la sencillez de Windows, pero no son en absoluto insalvables. Tanto como aprender a sumar y restar para un niño. No hay que olvidar que esa sencillez de Windows está copiada del Macintosh de Apple, solo que con una poderosa campaña de marketing detrás, que igual es hasta responsable de que los programas del tío Bill se encuentren entre los más pirateables. Ese y no otro es el responsable de la amplia implantación de Windows.

A Linux, durante el tiempo en que estuve con Ubuntu, le descubrí dos pegas fundamentales: casi no hay
drivers para configurar periféricos (las casas fabricantes apenas los contemplan), lo que convierte en un verdadero infierno la instalación de impresoras, escáneres o receptores de TV; y entre el software libre existente, aunque es muy amplio y variado, no existen equivalentes comparables a programas profesionales como Photoshop o AutoCAD. Pese a ello, la oferta de software es suficiente para satisfacer al usuario medio e incluso a una pequeña empresa. O no tan pequeña.

Si se implantara Linux en ésta iniciativa impulsada por el Gobierno sería del todo ejemplar, no solo por abrir al público a material didáctico completamente gratuito, sino por el ahorro que para la administración iba a suponer. Yo solo veo ventajas, pero resistir ante el empuje de una poderosa multinacional no parece estar al alcance de cualquier Gobierno.

Adiós a Javier Ortiz

Falleció hace ya dos días. Era columnista del diario Público, pero yo ya le seguía desde bastante antes. Conocí hace algunos años sus Apuntes del natural dentro de su blog personal en el que dejaba esas reflexiones en las que a veces, y no pocas, me he visto reflejado. Le seguía desde que aún estaba en nómina de El Mundo, donde era una rara avis visto el trasiego del diario de PedroJota durante la pasada legislatura. Siempre quiso mantener un sustrato progresista en sus escritos, por lo que no dudó en aceptar la oferta de Público. La bitácora que abrió en su versión digital aún está en mi sección de blogs periodísticos. Quizá su ingenio no le daba para una columna diaria, algunas de las cuales se olvidaban a los pocos segundos de ser leídas, pero no por ello dejaba de ser
para mí, junto con otros, una lectura casi cotidiana. Le distinguía una elegante mordacidad, tal era que conseguía golpear con dureza sin por ello perder ese toque de exquisitez. Sabía comunicar sin recurrir a complicados artificios retóricos, siendo sencillo a la par que contundente, y con la habilidad de saber poner palabras de forma ordenada e ingeniosa a los pensamientos más nebulosos que uno pudiera tener. Sabía comunicar, pienso que esa era su mayor virtud profesional.

Además, fue una de las inspiraciones que llevaron a éste que suscribe a empezar su andadura digital. Una gran pérdida.

La gripe porcina

Bueno, confieso que no tengo nada que aportar sobre el temita de moda. Es sólo que pensé en la ingente cantidad de personas que debe haber buscando información en Google sobre la gripe porcina; si incluyo éstas dos palabras en una entrada quizá aparezca en una de esas búsquedas y consiga así aumentar mi ratio de visitantes. Aunque bien pensado,
se me ocurren dos rápidas reflexiones. Una: ¿no queríamos globalización? Pues ahí la tenemos. ¿Los virus han de quedarse al margen? Dos: sigamos dejando de lado al tercer mundo y acabaremos sufriendo las consecuencias. ¿O acaso el SIDA no llegó de África?

lunes, 27 de abril de 2009

Ni religión ni sustitutivos en el impreso del IRPF

Desde las páginas Europa Laica y Laicismo.org se nos ofrece valiosa información para juzgar la conveniencia de marcar o no las casillas del impreso del IRPF destinadas al sostenimiento económico de la Iglesia Católica y fines sociales. Por su relevancia dedico este post a extractar los párrafos más destacados, estando la información completa en los dos enlaces previos.

CAMPAÑA DE LA RENTA 2008

NO MARQUES LA CASILLA “A LA IGLESIA CATÓLICA”
NO MARQUES LA CASILLA “A FINES SOCIALES”

ASIGNACIÓN TRIBUTARIA
A LA IGLESIA CATÓLICA __ A FINES SOCIALES __
NI A LA UNA, NI A LA OTRA, NI A LAS DOS = NO MARQUES NINGUNA CASILLA

Ante la nueva campaña de declaración de la renta, Europa Laica y otras organizaciones laicistas consideramos que, desde una óptica laicista y de convivencia democrática, los contribuyentes no debemos marcar la casilla de “asignación tributaria a la iglesia católica”, ni la destinada a “fines sociales”.

MOTIVOS PARA RECHAZAR LA CASILLA DE ASIGNACIÓN TRIBUTARIA
A LA IGLESIA CATÓLICA

1.-Por suponer una discriminación económica para los contribuyentes que no quieren suscribirla. Sólo quienes marcan esta casilla gozan del privilegio de decidir que el Estado dedique el 0,7% del IRPF a algo que sólo beneficia al culto, al clero y a actividades católicas. Esto discrimina a los ciudadanos y ciudadanas: ateos, agnósticos, indiferentes, creyentes de otras religiones y católicos que no deseen financiar a la Conferencia Episcopal, que NO pueden decidir a qué organización pueden enviar una cantidad equivalente de su contribución. Con ello se conculca el artículo 14 de la Constitución que señala que no puede existir discriminación por motivos de creencia.

Además, quien marca esta casilla aporta un 0,7% menos al sostenimiento de los gastos públicos. De hecho, está pagando un 0,7% menos de la cuota íntegra de su IRPF, conculcando el artículo 31 de la Constitución, que señala que todos debemos contribuir a los gastos públicos con criterios de igualdad.

2.-Por implicar un perjuicio de lo público (de lo que es de todos) para beneficiar lo privado (que es sólo de una parte). Se detraen recursos (241 millones de euros en 2008) de la financiación de necesidades públicas (escuelas, hospitales, servicios sociales, infraestructuras, medio ambiente, promoción del empleo, etc.), para destinarla a lo que sólo beneficia a una parte: la Iglesia católica, para el sustento del culto y el clero, así como para mantener diócesis, seminarios, asambleas, congresos, realizar manifestaciones políticas partidarias, lanzar enormes y costosas campañas de propaganda destinada a la represión sexual, a la discriminación y segregación en razón del género, en contra de la libertad de la mujer a la elección de la maternidad, a la libre elección de la orientación sexual, a los avances científicos para mejorar las condiciones de vida y de salud, a la muerte digna, etc.

Así, se malversan fondos públicos, destinándolos a fines privados de una determinada orientación religiosa, que deberían ser financiados sólo por los interesados, conculcando el artículo 31 de la Constitución.

Además de este tipo de financiación, la Iglesia católica, recibe del estado, directamente, varios miles de millones de euros anualmente, en base a los diversos conceptos de la financiación escolar con ideario propio y para el mantenimiento de la religión en las escuelas públicas, para el mantenimiento de sus centros y patrimonio, donaciones, convenios, adjudicación de suelo, funcionarios capellanes, actos religiosos y propagandísticos diversos, etc. e, indirectamente, exenciones de impuestos como el IBI…

3.-Por discriminar a las creencias distintas a la católica. La propia existencia de esta casilla potencia la idea de que la religión católica, interpretada desde la cúpula eclesiástica de la Iglesia oficial, es un bien social a proteger respecto a otras creencias religiosas o convicciones de otra naturaleza, que no merecerían ese trato. Se conculca así el principio de no discriminación por razón de creencias regulado en el artículo 14 de nuestra Constitución.

**Nuestra propuesta no estriba en incorporar una casilla para cada convicción, pues se llegaría al absurdo del infinito. Por el contrario, en base a la neutralidad ideológica del Estado, abogamos por la supresión de esta casilla, ya que las creencias y las organizaciones a su servicio deben ser financiadas, exclusivamente y de forma voluntaria, por las personas que las sustentan.

MOTIVOS PARA NO MARCAR LA CASILLA DE ASIGNACIÓN TRIBUTARIA
DESTINADA A FINES SOCIALES

1.-Porque el origen de su existencia está basado en un ENGAÑO. La causa y origen de su existencia no fue otra que servir de coartada para introducir la casilla de la Iglesia católica en el IRPF, ofreciéndola como señuelo alternativo y complementario a quienes estuviesen en disconformidad con ésta. De esta forma se creaba la opinión de que financiar necesidades sociales de interés general a través de las ONG era una alternativa a la financiación del clero.

2.-Porque desprecia el deber público de atención a los fines de interés social. Los fines sociales que puedan cubrir las ONG son de tal importancia que deben ser definidos por el Parlamento y, en definitiva, formar parte de la política de Estado. Su atención debe ser labor prioritaria de los poderes públicos, financiándose por parte de las distintas administraciones públicas, en base a programas concretos y de acuerdo con fin social que estén cumpliendo en cada caso. Por ello, la financiación de estos fines no puede depender:

A- De la decisión del contribuyente, ni de los vaivenes de la recaudación del IRPF, en lugar de ser el resultado del debate presupuestario, en función del interés general y de la voluntad popular representada en el Parlamento.

B- De la discrecionalidad o arbitrariedad de la Administración en la distribución de los fondos recaudados, al sustraerse al debate y control parlamentario. Actualmente estos fondos quedan al margen de los procedimientos que garantizan la objetividad y equidad en su concesión.

3.- Porque el Estado incumple su labor de garante de la libertad de conciencia. Una cuantiosa parte de la asignación para “fines sociales” se entrega a organizaciones y fundaciones católicas, muchas de las cuales, a parte del fin social que puedan desarrollar, lo utilizan -básicamente- como vehículo de proselitismo y propaganda confesional católica. De ahí que la jerarquía católica anime a señalar ambas casillas. Esta situación atenta contra la libertad de conciencia de todas las personas que no sean católicas, en tanto el Estado permita vincular la propaganda confesional con la acción social financiada con fondos públicos.

Además, estas organizaciones católicas se rigen por el derecho canónigo y no por las leyes generales a las que sí están obligadas otras entidades, por lo que, generalmente, carecen de democracia interna, discriminan a las mujeres, etc.

4.- Porque trata discriminadamente a las ONG y a los contribuyentes, ya que en el caso de la Iglesia católica SI pueden elegir la casilla, pero en la de fines de interés social NO se puede elegir a qué ONG desea depositar su financiación y apoyo, conculcando el derecho a la igualdad de trato de todas las convicciones.

Proponemos a todos los ciudadanos y ciudadanas, que en la declaración del IRPF…

NO MARCAR NINGUNACASILLA DE LA ASIGNACIÓN TRIBUTARIA
…Ni la correspondiente a la asignación a la “Iglesia católica”…
…NI la correspondiente a “fines sociales”

martes, 21 de abril de 2009

J. G. Ballard deja semihuérfana la ciencia ficción

Ésta semana hemos conocido el fallecimiento de James G. Ballard, un escritor de los considerados de culto dentro de la ciencia ficción escrita. Tan sólo he leído un par de novelas suyas, la polémica Crash que llevó al cine David Cronemberg (nada que ver con ésta otra Crash) y la colección de relatos Playa terminal. No puedo decir que haya conseguido atraparme de la misma forma que un Richard Matheson o un Stanislaw Lem, pero es cierto que sus narraciones tienen algo que las hace diferentes y que exigen del lector un especial esmero en la comprensón de los conceptos que Ballard maneja, ya que a veces se encuentran sólo sugeridos o expuestos mediante metáforas. No es habitual que este género someta a sus lectores a esfuerzos intelectuales de cierta envergadura, de ahí que Ballard haya conseguido un enorme prestigio entre quienes aprecian, en un marco de especulación científica, cierta carga simbólica e incluso filosófica.

Es curioso que su obra más conocida, El imperio del Sol, afamada por la adaptación cinematográfica de la misma que hizo Steven Spielberg, esté fuera del ámbito en el que se encuadra casi toda su producción literaria. No obstante, principalmente se le recordará por su aportación al género fantástico. Sin duda era uno de los grandes.

viernes, 17 de abril de 2009

Los constructores se burlan de los ciudadanos

Después de leer ésta noticia se ha apoderado de mí tal indignación que he tenido que entrar en el blog y dar cuenta de ello. El presidente de la Asociación de Promotores y Constructores de España (APCE) ha tenido los santos bemoles de afirmar que el derecho constitucional de los españoles a tener una vivienda digna debería llevar al Gobierno a una política de ayudas al sector de la construcción.

Hace falta tener la jeta del mismo hormigón que emplean las empresas pertenecientes a su asociación para decir ésto sin que se le caiga la cara de vergüenza. ¿Dónde estaba ese mismo derecho que ahora invoca cuando los precios de los pisos obligaban a entramparse por décadas a esos mismos españoles que ahora tanto le preocupan? ¿Tan seguro está de la indolencia del español medio como para recrearse en su ultraje de esa manera, no siendo además la primera vez?

Cuando el viento económico sopla a favor, entonces no, al Estado no lo quieren ni ver. Que no intervenga en el mercado no sea que su cuenta de resultados esté por debajo de lo previsto. Ahora bien, si vienen mal dadas que acuda al rescate o de lo contrario le arrojararán sobre la mesa la responsabilidad de miles de familias en paro y otras miles de familias incapaces de afrontar su hipoteca, víctimas de su voracidad especulativa.

Ésto sólo puede ocurrir en un país de ciudadanos dóciles y conformistas en extremo. Que alguien insulte la inteligencia de la gente de una forma tan palmaria sin que haya legiones de personas en la calle dispuestas a plantarse y exigir cambios profundos en el sistema es como para desalentar al activista más combativo. Qué país, joder, qué país.

miércoles, 15 de abril de 2009

Desfachatez católica

Ésta semana ha saltado a los medios la noticia de la no renovación por parte del Gobierno de Cantabria del concierto educativo que mantenía con un centro de enseñanza privado. El motivo es que éste centro, religioso, es solo de niños, incumpliendo éste hecho con la legislación vigente y vulnerando los principios del sistema educativo basado en la igualdad de trato. Pero lo más llamativo es lo que ha salido de boca de padres, profesores y alumnos para protestar por la decisión. Atentos:
"Los poderes públicos deberán legislar y promover acuerdos con los representantes de la enseñanza de Cantabria que favorezcan la libre elección de modelo educativo. Este derecho a elegir un centro educativo no será real mientras los poderes públicos no lo financien."
Vamos a ver. Cada padre es libre de escolarizar a sus hijos donde le plazca, es algo que nadie discute y no está en cuestión. Ahora bien, los conciertos educativos se entablan con centros que cumplen unos determinados requisitos. Y si no se cumplen, no hay concieto, así de sencillo. Desde 2006 hay una ley vigente votada por el parlamento, legítimo y legal representante del pueblo en una democracia. Y un colegio que no respeta los principios de igualdad de trato y no discriminción por motivo de sexo que recoge la ley incumple los requerimientos necesarios para acogerse al concierto.

Que nadie olvide que un centro educativo privado es un negocio particular, y como tal busca por encima de todo el beneficio empresarial. Bastante es que las administraciones públicas les concedan subvenciones provenientes del erario público. Ésto es algo que, pienso, en el futuro habría que revisar, pero siempre en el caso de que la oferta pública sea lo suficientemente sólida, tanto en calidad como en cantidad.

Lo verdaderamente descacharrante es la última frase. Dicen éstos sujetos que ven lesionado su derecho a elegir modelo educativo por la ausencia de financiación pública. Es decir, que si yo quiero instruir a mi hijo en, por ejemplo, las bondades del machismo, no solo me asiste el derecho de tener a mi alcance un colegio acreditadamente cualificado para ello, sino el de (que digo el derecho, ¡el deber!) de exigir financiación pública para ese centro. De lo contrario estaré siendo objeto de discriminación. Y donde digo machismo puedo perfectamente decir racismo, nacionalismo extremo, islamismo radical o culto mormón, por citar varios ejemplos en abierto conflicto con la legislación vigente.

Pero lo más llamativo es el descaro, el desparpajo y la desvergüenza con el que ésta gente hace gala de su desprecio por la igualdad efectiva de las personas y su apuesta por la segregación sexual. Si quieren criar a sus hijos en guetos a medida que lo hagan, pero sin un sólo céntimo proveniente de las arcas públicas. Espero que el caso del Gobierno cántabro y éste colegio se convierta por fin en la norma y no en la excepción.

martes, 7 de abril de 2009

Tiempo de abandonar Afganistán

El Gobierno español se ha comprometido a enviar un nuevo contingente de tropas a Afganistán en el marco de ese nuevo horizonte bilateral inaugurado por el tándem Obama-Zapatero. Bueno, en realidad la frase anterior contiene dos incorrecciones. 1) no es exactamente un contingente de tropas lo que se ha pactado, sino un envío de 12 militares para el entrenamiento de personal afgano relacionado con la seguridad de cara a las próximas elecciones en ese país; 2) Obama no se ha enterado de que forma un tándem con ZP, ni posiblemente le preocupe. Que nuestro presidente busque insistentemente una foto con el hombre de moda se entiende exclusivamente en clave de consumo interno: visto como está el panorama económico dentro de nuestras fronteras, vender una relación de privilegio con la gran esperanza blanca (no es culpa mía si así es la frase hecha) puede servirle como pequeño analgésico contra la terrible migraña de la crisis. Y como todo analgésico, sus efectos sólo se disfrutan durante unas horas, pero es lo único que el presidente tiene a mano en el momento presente para combatir los males que aquejan a su gobierno.

Pero seamos justos con Zapatero. Su posición con respecto a Afganistán es un modelo de coherencia desde que era jefe de la oposición. Ya entonces, en 2001, apoyó sin fisuras la misión militar decretada por Aznar como parte del operativo comandado por los USA y que tuvo lugar en el país asiático tras el 11-S. Los sucesivos relevos de tropas han sido congruentes con su posicionamiento primero, producidos éstos al margen de su mala relación con George Bush. Ahora puede, en rigor, aferrarse a esa coartada para ofrecer lo que haga falta a Obama e intentar ser para el nuevo presidente usamericano ser lo que Aznar quiso ser para Bush y que tantas críticas suscitó en la izquierda española.

Otra cosa es que, a día de hoy, tenga sentido la permanencia de nuestros soldados en Afganistán, lugar en el que se ha instaurado un régimen que
legisla atentando contra las libertades más básicas de las personas al amparo de los ejércitos occidentales. El Afganistán actual no es ningún paraiso para los defensores de los derechos de los oprimidos, y nuestros soldados, todos los soldados de los diferentes países que allí concurren, están avalando con su presencia medidas políticas que en Occidente serían duramente contestadas. Puede que en un contexto islamista tan acusado no se pueda ir más deprisa y haya que avanzar de forma gradual, pero no era eso lo que nos vendían desde un principio. No era esa la libertad que nos dijeron que iban a implantar.

La invasión de Afganistán fue la venganza que la comunidad internacional concedió a los USA después de sufrir los ataques de Nueva York en 2001,
necesitado como estaba éste país de señalar y aniquilar "culpables" ante su pueblo malherido. Pocos sintieron la caida de un régimen vil y nauseabundo como el talibán, pero lo cierto es que ninguno entre los gobiernos occidentales se atrevió a plantear la más mínima objeción a la reacción usamericana y nadie discutió el vínculo entre el 11-S y Afganistán. Convalidaron, tácita o explícitamente, su derecho a la venganza sin mayores cuestionamientos. Años después, permanecen las mismas actitudes y no se vislumbran voces discrepantes entre la coalición aliada. ¿También será cosa del la obamización?

La guerra en Afganistán se vaticina larga. No hay rastro de Bin Laden; la milicia talibán ni mucho menos muestra síntomas de estar acabada tras siete años de guerra; Afganistán se consolida bajo el paraguas internacional como primer productor mundial de heroína; y según el propio Obama la amenaza terrorista sigue tan presente como años atrás. Si, además de lo anterior, la coalición ni siquiera se molesta en garantizar la aplicación de unos derechos humanos fundamentales por parte de las autoridades que ellos mismos han aupado al poder, ¿qué sentido tiene continuar la misión española allí, más allá del puro gesto político hacia el nuevo inquilino de la Casa Blanca?

sábado, 4 de abril de 2009

Casal, un artista único y diferente

Después del atracón de las dos entradas precedentes, llega la hora del relax con un poco de música.

Muchos nos acordamos de Tino Casal. Éste versátil intérprete (que firmaba sus discos simplemente como Casal) fue una figura clave en el resurgir de la música popular en España durante los primeros años 80. Fuertemente influenciado por la escena glam británica, siempre destacó por su extravagente (para la época) estética y por un estilo barroco y arriesgado, una profusa utilización de la tecnología (propia también de la época) y una absoluta carencia de complejos. Ello le llevó a firmar discos que, vistos retrospectivamente, se ven bastante maltratados por el tiempo. Sin embargo no es difícil encontrar notables canciones dentro de su discografía, siendo además un destacado letrista. Su campo artístico no quedaba acotado a la música, ya fuera como cantante, compositor o productor, sino que también se entregó a la pintura, el diseño y el estilismo.

Alcanzó el éxito en la primera mitad de los 80, tras lo cual sufrió una enfermedad ósea que le recluyó en una silla de ruedas durante meses. Tras ésto, nada fue igual. Es cierto que volvió a saborear las mieles del éxito en la segunda mitad de la década con sus nuevas publicaciones, pero las cosas ya no eran como antaño. Ya no era un transgresor, los aficionados españoles habían encontrado nuevos ídolos y no precisaban de iconos de la modernidad pasada; los tiempos le habían superado. Sus nuevos discos bajaron muchos enteros en calidad y capacidad de sorprender. Finalmente, la desgracia terminó de cebarse con Casal, falleciendo en 1991 como consecuencia de un accidente de tráfico. Tenía 41 años.

Últimamente estoy recuperando su discografía, escuchando parte de ella por primera vez. Tal y como digo, hay canciones a las que el paso del tiempo pasa una tremenda factura, pero otras cuya calidad las sigue manteniendo vigentes. Y más en una época como la actual, de paupérrimo bagaje en materia de pop-rock nacional. Recuerdo que una de mis favoritas era Tigre Bengalí, de la cual he encontrado en youtube una versión de infame calidad de imagen y sonido procedente de un programa de TV. Valga no obstante como modesto recuerdo y homenaje a un artista que, con sus luces y sus sombras, fue diferente y único en el panorama musical español.