Páginas

lunes, 8 de febrero de 2016

La polémica de los titiriteros, otra forma de utilizar a ETA como arma política

Días Contados es una película española dirigida por Imanol Uribe y estrenada en 1994. Basada en una novela de Juan Madrid, fue el gran éxito del cine patrio de aquel año. Cosechó un gran éxito de crítica, ganó la Concha de Oro del Festival de cine de san Sebastián y 8 premios Goya. Su argumento giraba en torno a un etarra interpretado por Carmelo Gómez que, desplazado a Madrid con intención de perpetrar un atentado, se enamora de una yonqui encarnada por Ruth Gabriel.

Hasta aquí nada que destacar. Un argumento de ficción como otros miles que hay en cine, teatro, TV o literatura. Basado en una realidad, pero ficción a fin de cuentas.

Pues hete aquí que, de ser estrenada hoy, estaríamos ante un atrevimiento que podría dar con los huesos en la cárcel de novelista, director, productor, actores, guionista, distribuidor, exhibidor y cualquier profesional del mundo del cine que se hubiera prestado a colaborar con el rodaje. Todo por una presunta apología del terrorismo que, a día de hoy, tiene cabida en nuestro código penal gracias a los esfuerzos del partido que nos gobierna.

Unos comediantes se encuentran en dicha tesitura, es decir en prisión, por sacar en una obra de títeres una pancarta, enmarcada en el contexto de dicha obra, donde se podía leer "Gora Alka-ETA" (en un principio se dijo que ponía "Gora ETA", para que se den cuenta de la distorsión habida desde un principio). El juez, en el colmo de la esquizofrenia, estima que no solo se glorifica el nombre de ETA sino que el juego de palabras enaltecedor incluye a Al Qaeda. Todo en uno, solo falta el GRAPO.

La obra podría ser considerada osada, de dudoso gusto o directamente anti-sistema. Puede ser incluso estúpida, pero la estupidez no es motivo para ser enchironado. Desde luego, si defender el sistema supone alinearse con un estado que encarcela por estos motivos, muchos nos vamos a declarar anti-sistema de sopetón. La modificación del código penal para ampliar los casos susceptibles de ser considerados "terrorismo", enmarcada en la llamada "ley mordaza", nos da el primero de sus frutos, y el primer motivo tangible por el que es urgente derogar dicha ley.

El conservadurismo español nunca ha dudado en aprovechar el filón de ETA para hacer política y fulminar al adversario. Eso no es una sorpresa y a nadie medianamente enterado de cómo funciona la política en esta país debe sorprenderle. Es su munición y se la follan cuando y como quieren. Son los del psoe quienes levantan todas las alarmas. Tan enfrascados están en la posible investidura de Pedro Sánchez que no quieren dar el mínimo traspiés que provoque un descarrilamiento. Cuando deberían dar un paso al frente en defensa de la libre expresión y exigiendo el fin del atropello contra los titiriteros saltan con que hay que respetar la ley. Sí, esa misma ley que pretenden derogar. ¿Puede alguien fiarse lo más mínimo de esta gente?

Y qué decir de la nueva derecha, ese moderno liberalismo social que pretende liderar Albert Rivera. El pobre tiene tal ansia de formar parte del establishment nacional, su vocación sistémica es tan profunda y arraigada que a poco que tiene oportunidad lo demuestra. El que va de liberal pero que no es más que un nacionalista tan dado a emplear el terrorismo como arma política como sus hermanos mayores del pp. ¿Libertad de expresión o creativa, aunque sea molesta? Por favor, es un liberal español, es decir, no un es liberal sino un nacionalista. Los titiriteros a la cárcel pero él anima a pactar con los corruptos del Partido Popular. Definitivamente, quien se deje engañar por sus trajes a medida y su retórica hueca es porque desea ser engañado. Sí, todavía los hay ávidos de engañifas en este castigado país.

Hasta donde yo se, los titiriteros advirtieron a los padres presentes del contenido de la obra a representar, y en su página web no se encuentra en modo alguno en la categoría de infantil. Igual que hay dibujos animados para adultos puede haber títeres para adultos, a pesar de la cuadriculez de muchas mentes. Que un juez se haya tomado en serio el histerismo de unos padres desnortados ya entra en lo puramente caricaturesco. Si hasta esa misma obra fue representada en Granada, ciudad natal del grupo de comediantes y feudo del pp, sin mayores consecuencias.

Los responsables del Ayuntamiento deberían haber informado mejor de lo que la compañía Títeres Desde Abajo iba a representar, de acuerdo. Pero, ah, es que esa es la cuestión: Manuela Carmena, el gran objeto del odio del facherío español desde que impidió que Esperanza Aguirre accediera a la alcaldía que el altísimo le tenía reservada. Su solo nombre explica toda esta triste polémica. Carmena la apologeta del terrorismo que acoge a extremistas, ese es el titular buscado y perseguido. Esa es la intención y el objetivo: hacer el trabajo subterraneo de la oposición pepera en Madrid, quizá el partido político español con un mayor aparato de propaganda. Goebbles estará sonriendo de gusto en su tumba al ver como su legado sigue vivo y vigente.

No obstante, que nadie dude que esto se va a quedar en nada, porque nada es, a pesar del ruido. ¿Se imaginan la catarata de prohibiciones que veríamos en nuestras salas de cine? Es tan ridículo que asusta saber lo cerca que está de convertirse en realidad. Quedará como otra pataleta más de un facherío que cada día añora más la munición que ETA le proporcionaba para presentarse como garantes del orden y la paz en una España unida y sin fisuras. Y como una descarada apuesta por una seguridad ficticia a cambio de ceder parcelas de libertad. Hoy, Carmelo Gómez entraría en prisión por interpretar al etarra en "Días Contados". Está ocurriendo, no lo duden. Y, en cuanto se salga del cada vez más acotado redil, irán directos a por usted. No digan que no les avisé.

2 comentarios:

  1. Y no solo con el tema del terrorismo (que da muchos votos).
    En 2010, una asociación católica (si no recuerdo mal) se querelló contra Ángel Sala, director del festival de Sitges por la proyección de la película "A serbian film", bajo la acusación de distribuir pornografía infantil.
    En este país hay mucho ultraconservador que se aburre y no sabe distinguir entre realidad y ficción.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Hacia unos 8-9 años que no entraba aquí y me deja perplejo que este artículo sea una fiel réplica de los de entonces, pero actualizando los protagonistas. Alguna diferencia de opinión tuvimos, bastantes diría yo.

    Veo que siguen tan tarados como entonces.

    Hasta dentro de otros 8 años ... a ver si han evolucionado algo, solo un poco.

    ResponderEliminar